Convocatoria: Convocatoria N.º 6

PDes)estructuración de los regímenes de bienestar en América Latina: ¿desaceleración económica y cambio de ciclo político?

El estado de bienestar ha sido parte del imaginario político y económico de las sociedades occidentales desarrolladas, desde los primeros programas de seguro social en la Prusia de Bismark, a finales del siglo XIX. Posteriormente, desde el final de la Segunda Guerra Mundial la producción y distribución del bienestar social se convirtieron en preocupaciones centrales de los Estados del pacto fordista, en ese momento histórico en el que el régimen de acumulación capitalista concedió a la mano de obra industrial cierta estabilidad laboral y el derecho a participar de los beneficios del desarrollo económico (Harvey, 2008). En la era de la Guerra Fría y el mundo bipolar, la idea de bienestar social también tenía importantes connotaciones geoestratégicas e incluso militares. En esta perspectiva “el estudio del estado del bienestar es, por lo tanto, un medio para entender un fenómeno insólito en la historia de las sociedades capitalistas” (Esping-Andersen, 1993).

Esping-Andersen introduce el concepto de “regímenes del estado de bienestar” para analizar, en perspectiva comparada, las maneras cómo las democracias capitalistas desarrolladas asumen la provisión de bienestar a sus ciudadanos. Este autor adopta el sentido amplio del término, que incluye —además de las tradicionales políticas de mejora social, cuyos principales instrumentos son las transferencias de renta y la provisión de servicios sociales— también cuestiones relacionadas con el empleo, los salarios, la estratificación social y la política macroeconómica. Esto le permite recuperar en forma explícita la noción de “Estado de bienestar keynesiano”.

En América Latina, Filgueira (1998 y 2003), Draide y Riesco (2006) y la Cepal (1992) han estudiado los intentos de emulación del estado de bienestar. Evidencian la peculiaridad del contexto regional, la gran variedad de modelos y alcances de los sistemas de bienestar en los distintos países (en términos del esfuerzo fiscal dedicado a los servicios sociales, de la cobertura y el tipo de dichos servicios, y de la distribución sectorial del gasto público), y la necesidad de adoptar enfoques de política integrados, sociales y económicos.

En América Latina el debate sobre el estado de bienestar incluye la articulación entre políticas demográficas, fiscales y tributarias, sociales y la política de desarrollo. En esta discusión ocupan lugar privilegiado las políticas laborales y salariales, dadas la heterogeneidad estructural de la región y las brechas sociales que la alimentan. En este contexto, los regímenes de bienestar latinoamericanos y caribeños buscan reducir la pobreza y la desigualdad —tanto vertical como horizontal—, mejorar el gasto social y su eficacia, y reducir las brechas estructurales en el mercado de trabajo (Cepal, 1992, 2015 y 2016).

Durante el auge del Consenso de Washington predominó una visión reduccionista del bienestar, condicionada a la limitación del gasto destinado a la provisión de servicios sociales, focalizándolo mediante programas para la población más vulnerable. Estos programas demostraron poca eficacia, resultados limitados y hasta retrocesos. Al iniciar el siglo XXI, en concomitancia con una nueva orientación política en varios países de la región, empezó a cobrar fuerza la idea de garantía de derechos y ciudadanía plena; la Cepal adoptó el concepto de inversión social bajo la convicción de que esta —inversión en educación, salud, participación ciudadana, prestaciones de desempleo y garantía de salario mínimo— incrementa la capacidad social para generar bienestar (Cepal, 2015).

En varios países de la región se intentó construir o profundizar regímenes de bienestar, promoviendo políticas basadas principalmente en el incremento del empleo formal, la ampliación de la cobertura social y de las pensiones, la mejora y el incremento de los servicios de educación y salud. Filgueira define esta etapa como el “segundo experimento de construcción de ciudadanía social de la historia de la región” (2013: 2), después de la fase de industrialización por sustitución de importaciones (ISI). El balance general de este nuevo enfoque es positivo en términos de reducción de pobreza y desigualdad de ingresos, y de mejoras en los ámbitos de la educación, salud, vivienda y servicios básicos (Cepal, 2015). Algunos autores advierten, sin embargo, que los resultados no son uniformes en todos los sectores (Fidel y Valencia, 2013).

Ese relanzamiento del bienestar fue posible en un contexto económico favorable, mejoras en el mercado del trabajo, redefinición y expansión de las estrategias de lucha contra la pobreza y el rol prioritario asignado a estos temas en las agendas de desarrollo de muchos países (Cepal, 2016). Pero, con el fin del superciclo de los commodities en 2014 (Ocampo, 2015) la vigencia de estas condiciones se ha debilitado por la desfavorable coyuntura externa y por el cambio de ciclo político en algunos países de la región. Además, preocupa el impacto del nuevo contexto político y social sobre los regímenes de bienestar de varios países que están experimentando un estancamiento (retroceso en algunos casos) en sus indicadores sociales (Cepal, 2016).

El número 6 de la Revista Estado & Comunes busca promover el debate y la discusión académica sobre el llamado estado de bienestar en América Latina, su evolución en el pasado reciente y los escenarios que se han configurado en el nuevo contexto regional. Con este fin, se propone una perspectiva internacional-comparada, interdisciplinaria y pluralista, a partir, entre otros, de los siguientes temas:

  • ¿Cómo se configuraron los regímenes de bienestar en América Latina y el Caribe —en consideración a su orientación, estrategia, alcance y articulación entre los actores sociales— y cuáles son los avances observables y los desafíos pendientes?
  • ¿Cómo se ha apropiado la ciudadanía de los conceptos de garantía de derechos y ciudadanía plena; y cuál es el estado de la construcción de ciudadanía social en los países de América Latina y del Caribe?
  • ¿Cuáles son los efectos del actual cambio de ciclo político y económico y cómo se están reorientando las agendas de desarrollo y las políticas de bienestar de los distintos países?
  • ¿Es preciso hablar de Estado de bienestar o regímenes de protección social en la periferia del capitalismo globalizado?
  • ¿Cuál es la relación entre heterogeneidad social, estructura productiva, arquitectura institucional y protección social en América Latina y el Caribe?

 

Referencias bibliográficas:

 Cepal (1992). “Surgimiento del estado de bienestar y las políticas públicas en América Latina”, Serie Estudios e Investigaciones. Santiago de Chile: Celade.

____ (2015). Panorama social de América Latina. Santiago de Chile: Cepal.

____ (2016). Desarrollo social inclusivo: una nueva generación de políticas para superar la pobreza y reducir la desigualdad en América Latina y el Caribe. Santiago de Chile: Cepal.

Draibe, Sonia y Manuel Riesco (2006). “Estado de bienestar, desarrollo económico y ciudadanía: algunas lecciones de la literatura contemporánea”. Serie estudios y Perspectivas, 85. México, D. F.: Cepal.

Esping-Andersen, Gosta (1993). Los tres mundos del Estado del Bienestar. Valencia: Alfons el Magnànim.

Fidel, Carlos & Valencia, Enrique (2013). (Des) encuentros entre reformas sociales, salud, pobreza y desigualdad en América Latina. Buenos Aires: Clacso / CDT / UNQ.

Filgueira, Fernando (1998). “El nuevo modelo de prestaciones sociales en América Latina: eficiencia, residualismo y ciudadanía estratificada”, en B. Roberts, ed. Ciudadanía y Política Social. San José: Flacso / SSRC, 71-116.

____ (2013). “Los regímenes de bienestar en el ocaso de la modernización conservadora: posibilidades y límites de la ciudadanía social en América Latina”. Revista Uruguaya de Ciencia Política, n.º 2, vol. 22: 17-46.

Harvey, David (2008). La condición de la posmodernidad: investigación sobre los orígenes del cambio cultural. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 2.ª ed.

Ocampo, José Antonio (2015). “América Latina frente a la turbulencia económica mundial”, en A. Bárcena y A. Prado, ed. Neoestructuralismo y corrientes heterodoxas en América Latina y el Caribe a inicios del siglo XXI. Santiago de Chile: Cepal, 83-100.



#